Collaterallogo
22 de septiembre de 2021

Hola, [subscriber:firstname | default:reader]

Impedir que los mercados digitales queden definitivamente cautivos de las grandes corporaciones tecnológicas obsesiona a todos los gobiernos. Para ello, las administraciones recurren a las normativas que tienen a mano, pero no es suficiente. También en el ámbito legislativo hay que ser creativos.

Y mientras tanto,¿qué hacer? ¿Hay que frenar? ¿Estamos a tiempo de detener los efectos nocivos del desarrollo acelerado de la tecnología?

La lucha antimonopolio no basta para frenar a las Big Tech

carles-rabada-NXP7wGyUDeY-unsplash (1)
Las administraciones de Estados Unidos y Europa se centran en el derecho a la competencia para impedir que los mercados digitales queden cautivos de las grandes tecnológicas. No es suficiente. Muchas de ellas escapan de las iniciativas antimonopolio. Hace falta una visión poliédrica que entienda las particularidades de esos mercados y la naturaleza de los negocios basados en datos.

Las grandes corporaciones tecnológicas tienen un comportamiento disruptivo que desborda la legislación vigente.

Ante este tipo de progreso disruptivo las administraciones deben promover una planificación que impulse el crecimiento plural y social. Las administraciones tienen ahora un mayor conocimiento del mercado digital y saben de la importancia de los datos y sus impactos. Eso les permite entender que las soluciones legislativas deben ir más allá del derecho a la competencia y las iniciativas antimonopolio en su sentido clásico incapaces de tutelar el poder de las Big Tech.

Artículo de Carlota Planas Silva, abogada.

Saber +

¿Son las Big Tech demasiado grandes?

En febrero de este año, The Guardian publicaba un detallado análisis con datos y gráficos sobre el incremento del valor de las grandes tecnológicas en los últimos años y meses. Se preguntaba si su enorme tamaño las hace ya "indigeribles" para administraciones y gobiernos. Recuperamos el artículo. The Guardian

Google, en el foco de la lucha global contra los monopolios

Ser global tiene grandes ventajas. Se puede ganar mucho dinero en todo el mundo. Pero las mayores empresas de tecnología de EEUU están descubriendo que también hay una desventaja: cada país puede intentar regularlas. Por ejemplo, ahora Turquía pone en aprietos el criterio de presentación de resultados de búsqueda de Google. Wired

Irlanda o el salvaje oeste europeo

Un informe del Consejo Irlandés para las Libertades Civiles (ICCL) concluye que Irlanda es un coladero que impide cumplir con la reglamentación de protección de datos europea.
El 98% de los casos de trascendencia europea que fueron remitidos a la Comisión irlandesa de Protección de Datos están sin resolver. Nadie más puede hacer valer su autoridad sobre las empresas de tecnología con sede en Irlanda y, por lo tanto, permanecen, de hecho fuera del alcance de la ley. Irish Council for Civil Liberties

Leer +

privacidad-es-poder
Ya está disponible la edición castellana de Privacy is power, de Carissa Véliz, profesora de filosofía en la Universidad de Oxford, seleccionado como uno de los mejores libros de 2020 por The Economist.

Privacidad es poder es el primer libro que propone el fin de la economía de los datos. Carissa Véliz explica cómo nuestros datos personales están cediendo demasiado poder a las grandes empresas tecnológicas y a los gobiernos, por qué esto es importante y qué podemos hacer al respecto.
Editorial Debate
Leer un extracto

Inteligencia Artificial, paren máquinas



Las Naciones Unidas piden una moratoria en la implantación de la IA peligrosa

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pide establecer con urgencia una moratoria en la venta y uso de los sistemas de inteligencia artificial que amenazan gravemente a los derechos humanos hasta que se hayan puesto en vigor las salvaguardas adecuadas.

Bachelet hizo esta petición en la presentación de un informe que concluye que a menudo "los estados y las empresas se han precipitado a incorporar los programas informáticos de IA sin ejercer la diligencia debida. Ha habido muchos casos de personas que han sido injustamente tratadas a causa de la IA, ya sea porque se les ha denegado prestaciones del seguro social debido a la aplicación de instrumentos deficientes de IA o porque han sido arrestadas como consecuencia de errores en los sistemas de reconocimiento facial". Naciones Unidas

Los efectos negativos son cada vez más difíciles de detener

El mayor estudio interdisciplinar sobre la implantación de la inteligencia artificial en el mundo, AI100, que coordina la Universidad de Stanford, advierte que la IA ha llegado a un punto de inflexión y que sus efectos negativos ya no pueden ignorarse. Los impactos negativos en el mundo real son cada vez más difíciles de detener. Preocupa qué sucederá si la IA se consolida en la vida cotidiana antes de que se resuelvan sus errores y sesgos. Universidad de Stanford

Australia prueba el reconocimiento facial para vigilar el cumplimiento de la cuarentena

Los dos estados más poblados de Australia están probando un software de reconocimiento facial que permite a la policía verificar que las personas están en casa durante la cuarentena de la Covid-19, unos ensayos que han provocado controversia en la gran mayoría de la población del país. Euronews

Ética digital


También los gobiernos usan Internet para modificar el comportamiento de los ciudadanos

La economía de la atención, la personalización de la publicidad y todas las técnicas destinadas a modificar el comportamiento de los usuarios no es algo exclusivo de las corporaciones privadas. Un estudio del Scottish Center for Crime and Justice Research demuestra que los gobiernos nacionales y locales en Gran Bretaña utilizan anuncios dirigidos en motores de búsqueda y redes sociales para tratar de "dirigir" el comportamiento de los ciudadanos mediante el uso de datos sensibles.
Los objetivos pueden ser loables pero el método es peligroso. La polémica está servida. The Guardian

Eticista, una profesión para valientes

Se denomina eticistas a las personas que en las organizaciones se encargan de velar por el cumplimiento de las normas éticas y evaluar el riesgo ético de sus proyectos, productos y servicios. Parece una profesión en alza, pero en un contexto en el que predomina el culto a la innovación y la rentabilidad por encina de todo ser potencialmente el único objetor al despliegue de un producto que podría brindarle a la empresa un beneficio importante requiere valentía. Montreal Ethics

Instagram, la antired

Hace unos días The Wall Street Journal revelava unos informes internos de Facebook en los que la empresa reconocía ser consciente que Instagram tiene efectos nocivos entre los adolescentes.
El etnógrafo digital Josep Maria Ganyet comenta: "Y mientras estábamos cegados por tanta belleza inalcanzable, activistas, informáticos, etnógrafos digitales y otra gente no tan guapa denunciábamos que Instagram era en realidad la antired social, la que más te desconectaba del resto de la web hasta el extremo de no dejar compartir enlaces: una vez entras en la madriguera del conejo solo puedes ir hacia adelante; cada vez es más hondo y más oscuro." La Vanguardia

Documentos


- Inteligencia artificial, ética y sociedad. Una mirada y discusión a través de la literatura especializada y de opiniones expertas. OEIAC

- Regulating facial recognition in the EU. Análisis de la situación y las preocupaciones que plantea el uso y los posibles impactos de las tecnologías de reconocimiento facial en los derechos fundamentales de las personas. Parlamento Europeo

- Responsible Tech Guide: How To Get Involved & Build A Better Tech Future. All Tech is Human

- Investing in Trustworthy AI. Tendencias en innovación e inversiones en el campo de la inteligencia artificial de confianza. Deloitte

La frase


Tengo la sensación de que hemos entrado en la era del imperativo suplicatorio: mírame, sígueme, únete, dale al like, activa los recordatorios, suscríbete a mi canal.


José Carlos Ruíz, autor de Filosofía ante el desánimo, en Ethic.es

linkedin twitter